Vencer la tentación de compararse ( + logros de 2016).

Se acerca fin de año, prepárense.

Prepárense todos para eternas listas de “mis top 10 ____ del 2016”, “mis mejores momentos de este año”, “propósitos de 2016 cumplidos”, “propósitos que quiero cumplir el año que viene”.

Y querida yo: prepárate para mirar con cara de ensueño a los libros galardonados como mejor novela del año, libro favorito del año, autor favorito, etc, etc. Porque, rodeándote como te rodeas de la blogosfera literaria, lo verás en todos sitios. ¡Y no hay nada de malo en ello!

Oh, pero ya te veo suspirar: ojalá yo siendo la autora detrás de ese libro. Ojalá mi nombre en esa lista. Ojalá, ojalá, ojalá.

Don’t compare your beginning to someone else’s middle.

No os cuento nada que ya no sepáis: nosotros, los escritores, tenemos que recordarnos constantemente que no sirve de nada compararse con los demás. Yo llevo intentando aprenderlo desde hace años, cuando empecé a compartir mis novelas en un foro, y con más ahínco desde hace cinco, cuando perdí mi primer concurso. Tenemos que recordar que la forma en la que escribe una persona, o la velocidad a la que lo hace, no es como la nuestra y no pasa nada; que sólo porque a alguien le publicaran cuando tenía dieciséis años no significa que por no haberlo conseguido tú no valgas nada; que no haber podido “ganar” el NaNoWriMo no te hace peor escritor, ni tampoco tener menos seguidores en twitter, menos visitas en tu blog,  etc, etc, etc.

Sabéis por donde van los tiros.

Ahora que me van a publicar (algo que todavía no me creo y por lo que estoy tremendamente agradecida) la lista de las cosas por las que no debo compararme incrementa muchísimo. Ventas, listas, reseñas, presencias, colaboraciones, presentaciones, entrevistas. La tentación de compararse es inmensa.

Ante estas situaciones tenemos que aprender a respirar hondo, tranquilizar la mente y recordar todo lo que hemos conseguido. Todas las pequeñas victorias que dejan de ser pequeñas cuando te das cuenta de todo lo que han supuesto para ti. El problema de estas victorias es que es muy fácil olvidarlas, pero cuanto te obligas a sentarte y ponerlas por escrito, ayudas a que se calle esa parte de ti que no para de chillar todo lo que no has conseguido. Empieza a hablar la voz que sabe que tienes mucho de lo que sentirte orgulloso. 

Así que aquí está mi lista de logros literarios de 2016 🙂

  • He leído mucho más que en 2015. Y además, he descubierto algunos de mis libros favoritos (Forastera, Tiger Lily, All the ugly and wonderful places) y he leído mucho sobre escritura (Mientras escribo, DIY MDA) y fe (Cristología para empezar, Mero cristianismo).
  • He creado mi propia web, cosa de la que me siento muy orgullosa porque ha sido una manera de acallar la voz que tenía miedo de exponerse.
  • ¡He vuelto a escribir relatos! En 2015 sólo escribí uno. Uno. Y este año, aunque no sean muchos, cuento por lo menos seis sólo en invierno. Y a pesar de que siempre he tenido miedo de escribir relatos, porque siempre he pensado que “no era lo mío”, lo he hecho. Tengo que darle muchas gracias al proyecto literario de Ana Herráez, porque es gracias a ella a lo que he vuelto a escribir así (¡tenéis que animaros vosotros también!).
  • Hasta me he animado a compartir los relatos con vosotros.
  • He acabado mi quinta novela, Proyecto Désolé (edición, allá voy).
  • Terminé de editar (¡por fin!) Seré frágil.
  • Gané mi pseudo NaNoWriMo en julio y no me hundí cuando decidí abandonar el de noviembre.
  • He aprendido a hacerme valer. A decir lo que me gusta y lo que no, lo que quiero que sea mi novela y lo que no. He aprendido a ceder cuando toca, también. Pero creo que es algo muy necesario a la hora de trabajar con una editorial: no importa la edad que tengas o lo primeriza que seas, no tengas miedo de decir lo que piensas.
  • Me apunté a un concurso de relatos.
  • Me subí a un atril e improvisé un discurso. Por Dios, merezco un premio sólo por esto.
  • Me he inmerso mucho más en la blogesfera literaria.

No me puedo quejar; 2016 ha sido un buen año, literariamente hablando. Y es algo que tengo que recordarme cada vez que la tentación por compararse vuelva a surgir. Porque lo más importante es que he vencido miedos (presentarme a un concurso), he salido de mi zona de comfort (compartir mis escritos), he probado cosas  nuevas (escribir relatos y antologías), he aprendido muchísimo y he crecido como escritora. Sólo por eso tengo que estar muy orgullosa de mí.

Y ahora quiero que me escribáis vosotros: ¿qué cosas habéis conseguido este año? Pueden ser literarias o no. Sólo quiero que os paréis en pensar en todas las cosas, por pequeñas que os parezcan, por las que os tenéis que sentir orgullosos. Cuéntame, ¿de qué te enorgulleces tú?

Etiquetado ,

4 pensamientos en “Vencer la tentación de compararse ( + logros de 2016).

  1. Me planteo hacer una entrada viendo lo que he logrado en 2016, aunque estos temas suelen producirme ansiedad y >.< qué te voy a decir que no sepas. Pero me encanta leer todo lo que has conseguido <3. ¡Y YA QUEDA MENOS PARA VER SERÉ FRÁGIL! Ay.

    1. Pero Maribel, ¡que no te dé ansiedad! Quédate con las pequeñas cosas. Con los pequeños logros. Hasta a mí se me ocurren: te has teñido de rosa y estás preciosa, has ganado mucha fuerza y constancia en el gimnasio, has empezado con el blog. ❤️ Son cosas pequeñas que veo desde fuera, así que imagínate todas las que debes de ver desde dentro! 🙂

  2. Por favor publica un texto que me ayude a ser más fuerte que mi cabeza, que me ayude a no suspirar por unas piernas que me cruzo en el metro. Llega un punto que veo cuerpos en lugar de personas, y en mis días buenos, los que me distraen, pienso que es una locura creer que estoy enferma, pero es en los malos en los que lo veo claro, y no sé cuándo aprenderé a quererme, tal y como soy.

    1. Ay, Luciana, me parece durísimo que te ocurra esto. Ojalá las cosas mejoren pronto. Ya te adelanto que los textos no curan: buscar ayuda profesional, sí. Aun así, esa es la temática de mi novela, Seré frágil. Un abrazo muy fuerte y nunca olvides quererte a ti primero.

Deja un comentario