Life update (II): Escribo y crezco (algo más).

Buenos días, tardes, noches. ✨

Hoy os traigo la continuación de esta entrada de aquí, en la que hablaba de mi vida a nivel de lectora. Y siendo sincera, aunque la literatura me ha salvado millones de veces, últimamente la escritura me ha salvado más. Los recuerdos me han salvado más, en concreto, porque no estoy escribiendo cualquier cosa. Y las personas… Hay personas que son la razón por las que estos días no lo vea todo en blanco y negro y empieza a notar los colores, aunque sean pálidos, pero de ello hablaré más adelante.

Hoy quiero dejar por escrito cómo concibo la escritura y el proyecto que traigo entre manos, para ver si con suerte dentro de un tiempo puedo echar la mirada atrás y leer esta entrada con nostalgia.

Por ejemplo, hace un año exactamente estaba inmersa en la escritura de Proyecto Désolé. En seis meses vería la novela acabada, y ahora está en busca de una editorial que le dé casa (sin noticias, para quien pregunta❤️), después de muchos borradores en la papelera y muchos comederos de cabeza. Y en unos días, un año atrás, me disponía a comenzar una experiencia que me cambiaría la vida y que daría pie al proyecto en el que estoy trabajando ahora: dos semanas como voluntaria en un campamento de verano para los internos (aka presos) de la cárcel de Picassent, la más grande de España.

Fue la mejor experiencia, con diferencia, de aquel año (y podría atreverme a decir que una de las mejores de mi vida). No os podéis imaginar hasta qué punto aquellos días me llegaron al corazón. Os voy a enseñar un trozo de mi diario (aunque me dé mucha corte) para que os hagáis una idea de todo lo que fue para mí.

 

Estoy aquí por una razón.

Estoy en esta vida por algo, por Alguien, para alguien. 

Quizás, para darles voz. Quizás, para que sus historias no caigan el olvido. Por eso estoy escribiendo Proyecto Preso (que creo que ya tiene título ❤️): la historia de Azahara y Leire, una presa y una voluntaria, y todo lo que conocieron en prisión. Es ficción, pero os asustaría saber cuánto tiene de real. Cuántas conversaciones las escuché ahí dentro y las apunté en mi libreta para momentos como este, cuántas historias me contaron que me dejaron con la piel de gallina y un nudo en la garganta. Cuánta fe, cuánta desesperanza, cuánto dolor, cuánta injusticia, cuántas vidas.

Actualmente el proyecto ronda las 45000 palabras, unas 120 páginas, y según mis apuntes voy más o menos por la mitad. Más menos que más, la verdad. Esta historia la empecé con mucho miedo: miedo a no saber qué contar ni cómo contarlo, miedo a no estar a la altura de mis recuerdos, miedo a no hacer justicia a lo que viví. Miedo a que no lo entendieran. Miedo a que no me entendieran.

Pero le pasé el manuscrito a dos lectoras cero y sus respuestas me dejaron llena de ilusión, cargada de fuerzas. Esta historia necesita ser contada, y quizás yo sea la única que pueda hacerlo. Lo haré lo mejor que pueda. Y eso, al final, es lo que importa.

Porque esa ha sido otra de las piedras que he arrastrado estos días: mi salud mental no está en su mejor momento, y escribir me cuesta. A veces me duele, porque mi cabeza no deja de repetirme que no es lo suficientemente bueno, que no escribo lo suficientemente rápido, que todo a mi alrededor grita la palabra fracaso. Pero estos días se han llenado de pequeños triunfos: escribir cuando me salga de dentro, no mirar el contador de palabras, no latigarme cuando esté cansada y las frases no salgan. Siento que estoy mejorando en ese aspecto y eso me hace sentir muy orgullosa.

Además, escribir a veces tiene el efecto contrario: a veces mi cabeza necesita liberarse a través de las letras: y de ahí nacen relatos como Ansia (parte de la antología Caminos).

Por último, proyectos a largo plazo (hasta septiembre): un relato corto para mandarlo a una antología, y (si hay suerte) acabar el primer borrador de Proyecto Preso. Este lunes comienzo el voluntariado de nuevo, así que quizás volver a prisión me da todavía más fuerzas para escribirlo. Otra cosa será encontrar tiempo.

¿Qué os traéis vosotros entre manos? Me encantaría leeros 😊

Acabo con una frase de mi lectora beta, que me encogió el corazón y me hizo recordar por qué escribo (y por qué nunca dejaré de escribir):

Estoy muy orgullosa de lo que estás haciendo, Bea. Estás usando tu talento, tus palabras, el trabajo, para dar voz a los que muchas veces quedan silenciados. Estás enseñando y librándonos de prejuicios. Es algo muy bonito. Repito: estoy muy orgullosa de ti. 
Etiquetado , , , , , ,

4 pensamientos en “Life update (II): Escribo y crezco (algo más).

  1. Estoy deseando leer el Proyecto Preso💎 Yo ando liada con #Proyectoplj que trata sobre el primer año universitario, y después de verano me gustaría ponerme con #ProyectoPsicoLJ ( es la primera vez que uso el hagstag 😍) que tiene que ver con lo que quiero estudiar, Psicología. ❤

    1. Psicología ❤️ Supongo que a estas alturas ya lo sabrás pero ando enamorada de mi carrera, también.

  2. ¡Hola Bea!
    No sé si me recordarás del foro de Laura Gallego, en el que me llamo Sandrafega y hablamos brevemente en el post dedicado a Seré frágil. Aquí en el mundo del blog utilizo el nombre de Sindy B.
    Hace tiempo que te sigo y leo tus entradas, pero entre una cosa y otra siempre se me pasa comentar. Sin embargo, hoy he sacado un trocito de tiempo para dejarte estas palabras porque sé lo mucho que anima ver que alguien te lee y te lo deja por escrito. Así que te dejo este pedacito de mí para que sigas creciendo ^^.
    Espero que te vaya muy bien con el Proyecto Preso porque estoy segura de que es una historia que vale la pena. Cuando escribo, me siento libre y disfruto mucho, espero que tú puedas sentir lo mismo, estoy segura de que sí, porque escribir es lo más libre que hay. Es dar vida a esas historias que sabes que tienen que ser contadas y a esos personajes que ya forman parte de tu vida. Poder compartir la experiencia de escribir con personas que lo entienden o con cualquiera que pueda entenderlo a través de ti es maravilloso, ¿no crees?
    Tengo que dividir el comentario en dos partes porque si no no me deja darle a publicar :o, qué curioso.

  3. Ya que lo preguntas ^^, tengo entre manos el Proyecto Viento que quiero mandar al JSiF (este es el último año que puedo participar así que me estoy esforzando en escribir algo de lo que me sienta orgullosa). Ando un poquito justa con el plazo, pero no importa; por este concurso conseguí escribir mi primer libro y ahora me he desafiado a mí misma escribiendo este cuarto libro (cómo pasan los años) en primera persona, todo un reto para mí que siempre he escrito en tercera.
    Espero sinceramente que las estrellas iluminen tu corazón siempre que lo necesites y que consigas ver tus palabras no como fracasos por no alcanzar tus expectativas, sino como oportunidades de contar lo nunca contado y modelarlas hasta que te saquen esa sonrisa de felicidad ante lo que has escrito.

    Un saludo desde las tierras de la fantasía!!

    (No suelo ser tan poética en los comentarios, pero creo que de vez en cuando vale la pena escribir estas cositas ^^).

Deja un comentario