Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

5 consejos rápidos para introducir personajes.

Hace relativamente poco me llegó una pregunta que decía así: Captura de pantalla 2016-10-02 a las 14.29.22.png

Y os dije que este blog sería, en parte, para vosotros; así que voy a meterme en el papel de genio de la lámpara e intentar explicaros cómo introducir personajes en la novela (y cómo causar una buena impresión).

Antes que nada, quiero recordar que no soy una experta en el tema. No soy nadie para enseñar nada, y no tenéis que tomar mis palabras como si se tratara de la verdad absoluta. Yo os hablaré de los consejos que me parecen útiles y las técnicas que yo utilizo, pero soy la primera que aún tiene mucho que aprender.

Dicho esto…

Processed with VSCOcam with a6 preset

Seguramente has llegado hasta aquí porque estás cansado de utilizar la táctica de “personaje se mira en el espejo” a la hora de introducir personajes, y tanto a ti como al lector ya se le hace aburrido. Lo primero que aconsejo que hagas es que investigues lo que funciona y lo que no. Lee las primeras páginas de tus libros favoritos y mira cómo ha introducido el autor al protagonista, y así descubrirás que es lo que te gusta y lo que no.

Os dejo algunos consejos y apuntes que tener en cuenta:

Introduce a tus personajes a través de la acción.

 

Intenta que tu personaje aparezca por primera vez haciendo algo interesante que refleje parte de su personalidad o sus metas, en lugar de narrarlo de forma expositiva. Cuando digo que se introduzca a través de la acción no estoy diciendo que tenga que haber un accidente de coche o una persecución, pero tenemos que ver enseguida que está haciendo o pasando algo. Por ejemplo, si quieres introducir a un personaje como alguien con mal genio, haz que la primera escena en la que le veamos sea en medio de una discusión. Si tu personaje es tímido, que aparezca evitando a gente, o hablando en susurros, evitando la mirada. No escribas “Ana era tímida”, muéstralo.

Conoce bien a tus personajes.

 

No puedes crear una buena impresión de tu personaje si antes no has llegado a conocerlo del todo. Desarróllalo primero, desde su mayor miedo hasta sus hábitos, desde el color de sus calcetines hasta la manera en la que actúa cuando está cansado. Tú tienes que saberlo todo, el lector sólo tiene que saber lo que tú quieras enseñarle. Piensa en qué es lo que quieres que se vea de ellos en ese primer contacto.

Recuerda que las primeras impresiones son importantes.

 

Porque importan, e importan mucho. La primera impresión que el lector tenga de tu personaje será seguramente la que arrastre a lo largo de toda la historia, la forma en la que “etiquetarán” a tu personaje (por ejemplo, “este personaje es muy alegre / este es un mentor sabio / este es rebelde y creativo”, etc). Obviamente, esto no significa que tengas que convertir a tu personaje en un mero estereotipo, pero darle una “etiqueta” a tus lectores les ayudará a resumir la identidad de tu personajes en la historia.

Ya sabéis que los primeros segundos son cruciales a la hora de formar una primera impresión de una persona. Aquí, has de sustituir los primeros segundos con las primeras frases, tanto las que utilices para describirle como las que se oigan en el diálogo.

No abuses de las descripciones.

 

Si has estado trabajando durante mucho tiempo la apariencia exacta de tu personaje, es normal que te sientas con ganas de explicarle al lector hasta el más mínimo detalle. Pero tienes que contenerte y enseñarle al lector lo más importante o relevante de su físico. Si abusas de la descripción, es posible que el lector pierda el interés y eso afectará seguro a la primera impresión del personaje. Y no de forma positiva.


A photo by Aidan Meyer. unsplash.com/photos/Q9GlzfhYgGk

Ponlo en práctica en la vida real.

Siéntate a observar, a darte cuenta, y a escribir. Ve a un sitio con mucha gente, lápiz y papel en mano, y piensa: ¿cuáles son las primeras impresiones que tienes de las personas con las que te cruzas? ¿Cómo definirías a x persona en una frase? ¿Qué te dice de él su lenguaje corporal? ¿Cómo habla? ¿Qué es lo primero que le oyes decir? ¿Cómo afecta eso a la impresión que tienes de él?

Puedes hacer lo mismo viendo películas o leyendo otros libros. La cuestión es despertar tu espíritu crítico y pararte a analizar cómo piensas.

¡Espero que estos consejos os hayan servido! Podéis preguntarme lo que queráis en los comentarios o en las redes sociales, estaré encantada de leer qué os ha parecido 😊

¡Un beso!

Etiquetado , ,

Deja un comentario